Nuevas narrativas y nuevos formatos en la Bienal Internacional de Radio

En el marco de la 12a Bienal Internacional de Radio, que por primera vez salió de México para desarrollarse en Colombia, Alejandro Cornejo Montibeller y Francisco Godinez Galay, miembros del Centro de Producciones Radiofónicas y del RadioLab, dictaron un taller sobre nuevas narrativas sonoras.

En total, más de una centena de apasionadas y apasionados de la radio se animaron a preguntarse por nuevas formas de narrar y a encontrar la estética como propósito y como proceso.

El objetivo del taller fue que cada radialista se cuestionara la práctica propia y se atreviera a despojarse de todo lo sabido, para así jugar. Jugar a crear con sonidos. Luego de revisar algunos remanidos conceptos sobre lo que se nos dice que es la radio, intentamos ponerlos en duda para vaciarnos por completo, encontrarnos con el silencio y así inventar con la menor cantidad de prejuicios posibles. Lo interesante es que saber hacer la radio tradicional nos puede servir para subvertirla, resignificarla, cambiarle uno o más elementos y oxigenarla.

En el marco de este espacio, se presentaron algunos experimentos sonoros, muchos de los cuales han sido difundidos a través del RadioLab: la #MiniRadio, el radiomeme, el radiotuit, el radiocómic, la radio quemada, el WhatsAppRadio, la radio feedback 2.0, e indagamos sobre las formas del periodismo sonoro, entre otras cosas, para terminar el último día, sacándonos una sonoselfie colectiva.

Finalmente, pedimos a las y los asistentes que en cinco minutos inventaran un formato o género nuevo para la radio. Con solo este simple ejercicio, surgieron ideas geniales para una radio que juegue con los bordes y las definiciones, para una radio fresca y que se reinvente, varias de las cuales apoyaremos desde distintos lugares para que se produzcan: audiomotor, radio sabor, radio mascota, narración crónica absurda, InstaRadio, existenradio, radio jam musical, etc.

A veces solo hace falta creer un poco más en la capacidad de resiliencia de la radio, salirnos de lo que dicen los manuales, y entender que no pasa nada malo si inventamos algo en aquellos terrenos que nos han enseñado que no hay que visitar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *